Investigan posibles afectaciones renales por presencia de cadmio en un sector de la población de Torreón

El investigador Édgar Olivas Calderón, de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), encabeza una investigación piloto para conocer la asociación del cadmio con altas incidencias de enfermedades renales en un sector de la población de Torreón.

Olivas Calderón explicó que en la zona aledaña a la empresa Peñoles, existen muchos casos de personas que llevan algún tipo de diálisis o que inclusive mueren por insuficiencia renal, por lo que desean saber por qué es tanta la incidencia y si debe a una contaminación por cadmio.

“Sabemos que el cadmio es muy nefrotóxico, que daña mucho la función renal. Es un metal pesado asociado por la literatura a daños en el riñón. Hay estudios a nivel mundial y sí han encontrado relación del cadmio con la función renal”, comentó.

Detalló que ya tienen la muestra de 150 personas, pacientes hipertensos de la Unidad 18 del Instituto Mexicano del Seguro Social(IMSS), hospital al que acude gente cercana a Peñoles. A esta muestra se le tomará sangre para analizar las concentraciones de cadmio y plomo. Dijo que el 80 por ciento de la muestra de pacientes, tiene un daño renal moderado.

Édgar Olivas, quien tiene doctorado en Ciencias Biomédicas,  ahondó en que los pacientes ya están reclutados y caracterizados: número de hombres, mujeres y edades. Además, para no interferir en variables, están controlando el estudio desde un principio al no incluir pacientes con un índice de masa corporal alto, sino más bien un índice normal.

Añadió que normalmente se habla del plomo y del arsénico como metales contaminantes, sin embargo dijo que el cadmio también tiene repercusiones y por eso se busca analizar si existe alguna asociación directa, especialmente con problemas renales.

El investigador aseguró que el IMSS sometió el estudio a protocolo y se aprobó, por lo que los biomarcadores de función renal ya fueron proporcionados al estudio.

Olivas dijo que el cadmio se adquiere principalmente por una exposición aérea. Mencionó que hay registros de concentraciones de cadmio por arriba de una parte por millón por decilitro de sangre, donde ya se presentan daños o alteraciones. El investigador estimó que para abril podrían tenerse resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *