La polémica por la vacuna rusa.

Aún no está aprobada por la comunidad científica internacional

Hay mucha suspicacia y sospechas sobre la efectividad de la Sputnik V porque no ha publicado sus resultados en ninguna revista especializada para que sean analizados por la comunidad científica internacional, como sucedió con las vacunas de Pfizer, AstraZeneca y Moderna.

 La adquisición de Argentina de la vacuna rusa provocó un gran escándalo en aquel país por todas las omisiones, la opacidad y la velocidad con la que el gobierno de Alberto Fernández la aprobó.

Esta semana en México, la Cofepris autorizó la Sputnik V sobre la base del expediente que le proporcionó la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica de Argentina, la ANMAT, al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, durante un reciente viaje a Buenos Aires, y no de la comunidad científica internacional y mucho menos de la Organización Mundial de la Salud.

 El expediente incluye los resultados del ensayo clínico fase 3 de la vacuna rusa Sputnik V, que, de acuerdo con el Fondo Ruso de Inversión Directa, es 91.5% efectiva. Nadie en el mundo la ha autorizado salvo Rusia, Argentina y ahora México, sumándose estas dos últimas naciones a Bolivia, Venezuela y Bielorrusia, aliados de Moscú, (Puros países comunistas), como los únicos en adquirirla.

No así en Estados Unidos; Reino Unido. Francia. Italia o Canadá entre otros que son algunos de los países en donde no está autorizado su uso por no contar con suficiente evidencia científica sobre su efectividad y sobre todo por ser apta para humanos.

Hay mucha suspicacia y sospechas sobre la efectividad de la Sputnik V porque no ha publicado sus resultados en ninguna revista especializada para que sean analizados por la comunidad científica internacional, como sucedió con las vacunas de Pfizer, AstraZeneca y Moderna. La adquisición de Argentina de la vacuna rusa provocó un gran escándalo en aquel país por todas las omisiones, la opacidad y la velocidad con la que el Gobierno de Alberto Fernández la aprobó.

El 27 de diciembre pasado, el columnista político y comentarista en Radio Rivadavia, Ricardo Benedetti, publicó en su cuenta de Twitter un memorando interno de la ANMAT, donde expresaba sus objeciones a la vacuna rusa. “Los eventos adversos de la Sputnik V son: cólico renal, trombosis venosa profunda y un absceso en miembro”, escribió. “El Gobierno piensa comenzar la vacunación sin advertir a quienes pueden verse perjudicados”. En la misma nota, agregó, se registraron 12 eventos adversos serios al momento del análisis, tres de los cuales ocurrieron en adultos de 60 años o mayores.

Una investigación del periódico La Nación, reveló que el primer documento oficial para la aprobación de la Sputnik V no fue un informe científico sino un comunicado de prensa, además de que los trámites se realizaron en “tiempo récord” para la administración pública,

con intervalos de unas pocas horas y con escasa antelación al arribo del primer vuelo de Rusia con las dosis. No deja de sonar similar a lo que está sucediendo en México estos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *