Sin rehabilitar red hidráulica, programa Agua Limpia para La Laguna sería inútil

El proyecto Agua Saludable para La Laguna, será ineficiente si no se moderniza la “obsoleta” red hidráulica que tienen entre 20 y 80 años de antigüedad y es responsable de hasta 47 por ciento del agua que se desperdicia por fugas, advirtieron funcionarios laguneros consultados por Infórmate Laguna.

 En Francisco I. Madero, Coahuila, el 20 por ciento del agua potable se pierde de camino a las viviendas, principalmente en las comunidades rurales más alejadas, en la que además de enfrentar el desabasto tienen la tubería más vieja.

En Torreón, Luis Gamíz Ortega, gerente del Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (Simas), informó que 70 por ciento de las líneas de conducción ya han sido verificadas con el fin de ubicar las zonas que necesitan rehabilitarse integralmente, como las comunidades que van del ejido Virginias hasta San Salvador.

La optimización de las tuberías en Francisco I. Madero y en el resto de los municipios de La Laguna requiere de inversiones millonarias. señaló el alcalde Jonathan Ávalos Rodríguez.

“Todos los municipios tenemos nuestro déficit, son tuberías muy viejas de más de 50 años, muchas son de asbesto que es un tema que requiere mucho gasto en infraestructura para ir cambiando la tubería, porque estamos hablando de cambiarla y otra vez pavimentar la zona”, denunció el alcalde.

 De los 2 mil kilómetros de tuberías que atraviesan Torreón, 450 kilómetros requieren modernizarse significando un gasto de 250 a 300 millones de pesos. Los tubos en el sector poniente datan de hace más de 80 años y en el centro y parte del tercer cuadro, alrededor de 60 años, siendo responsables de que 47 por ciento del líquido que se extrae se desperdicie.

 “Tenemos que arreglar la casa primero y luego recibir el agua que nos van a traer”, dijo Raymundo Rodríguez de la Torre, gerente técnico del Simas Torreón, Y advirtió que si en este momento arrancara el proyecto Agua Saludable para La Laguna en el organismo operador de Torreón se tiraría casi la mitad del agua que se distribuye.

En la zona urbana de Gómez Palacio, Durango, atraviesan alrededor de mil 700 kilómetros de tubería de la red de energía hidráulica destinada para la conducción de agua en la ciudad, y hasta el momento no se tiene un diagnóstico de las condiciones en las que se encuentra, pero son similares a las de Francisco I. Madero, pues se calcula que el deterioro de su infraestructura hidráulica producto de más de 20 años de antigüedad, es responsable de la pérdida de 38 por ciento del agua en el municipio.

 Para subsanar esta deficiencia se planea la reposición de la red, con una inversión de mil 400 millones de pesos, cuya primera etapa abarcará 20 kilómetros en el primer cuadro del municipio.

 El escenario tampoco es diferente en Lerdo, donde el director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado, Julio César Casas Campos, consideró que si bien el proyecto Agua Saludable para La Laguna representa una alternativa para solucionar el desabasto en la zona metropolitana, primero se debe reponer los 236 kilómetros de tubería en líneas de conducción obsoletas,  en la región, que tienen una antigüedad de hasta 50 años y provoca el desperdicio por fugas de 40 por ciento de los 550 litros por segundo que se extraen de los pozos y se conducen hasta las tomas domiciliarias, el equivalente a 220 litros por segundo perdidos.

 La red hidráulica en Matamoros está en condiciones similares. Según el diputado local y ex alcalde Raúl Onofre, este municipio no está preparado para el proyecto Agua Saludable para La Laguna, debido a que las líneas de conducción de la ciudad datan de más de 50 años y tendrán que repararse totalmente.

Los funcionarios entrevistados coinciden en que si no se invierten cientos de millones de pesos en reparar las redes y repavimentar las zonas afectadas, se perdería la mitad del agua que se traería de las presas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *