Cada 17 de mayo se conmemora el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, una fecha promovida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde 2004 con el objetivo de generar conciencia sobre la discriminación basada en la orientación sexual e identidad de género. Esta jornada, conocida mundialmente como IDAHOBIT (International Day Against Homophobia, Biphobia and Transphobia), rememora el 17 de mayo de 1990, cuando la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de la lista de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

La Comisión Europea define la homofobia como la intolerancia hacia personas atraídas por otras de su mismo género, la transfobia como el rechazo hacia personas cuya identidad de género difiere del sexo asignado al nacer, y la bifobia como el desagrado hacia personas atraídas por ambos géneros. Esta jornada busca visibilizar y combatir la violencia y discriminación que estos colectivos sufren a diario.

En numerosos países, ser parte de la comunidad LGBTIQ+ (lesbiana, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti, intersexual y queer) sigue siendo un crimen, con castigos que van desde multas y terapia forzada hasta flagelación, prisión y, en algunos casos, la pena de muerte. En estos lugares, se promueven las llamadas “terapias de conversión”, que buscan forzar a las personas a alinearse con el espectro heterosexual-cisgénero, violando flagrantemente los derechos humanos.

La homofobia, transfobia y bifobia pueden manifestarse de diversas formas, desde actos de violencia física y agresión verbal hasta discriminación en el ámbito laboral y en los hogares. Estos comportamientos no solo afectan a las personas a nivel individual, sino que también perpetúan un entorno social hostil y excluyente, impidiendo el pleno desarrollo de quienes tienen orientaciones sexuales e identidades de género diversas.

El Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia es una oportunidad crucial para generar conciencia y educar sobre las experiencias de las personas LGBT. Además, se aboga por la implementación de políticas públicas inclusivas. Algunos avances en la región incluyen la Ley de Identidad de Género, la Ley de Cupo Laboral Trans y el registro no binario en Argentina; el Decreto 1227 del 2015 en Colombia que permite el cambio registral; la Ley Integral Trans en Uruguay; y la Ley de Identidad de Género en Bolivia. En Brasil, el Supremo Tribunal Federal falló en 2011 que las parejas del mismo sexo pueden constituir “uniones estables” y en 2018 se reconoció el derecho al cambio de nombre en el registro civil.

En Argentina, el Informe Anual del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT+ correspondiente a 2023 reportó 133 crímenes de odio, un aumento respecto a los 120 casos en 2021 y 129 en 2022. Estos datos, aunque alarmantes, no reflejan la totalidad de los casos, ya que muchos crímenes no se denuncian o no se registran adecuadamente. El informe subraya las dificultades para documentar los crímenes de odio, especialmente contra personas trans y aquellas con orientaciones sexuales no hegemónicas, cuyas identidades a menudo no son respetadas en los registros oficiales.

Por todo esto, el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia es una fecha clave para promover la igualdad y la justicia social, educar a la sociedad sobre la diversidad y abogar por un mundo donde todas las personas puedan vivir libres de violencia y discriminación.

Por Adilene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *